Domingo 5 de Febrero de 2023

Hoy es Domingo 5 de Febrero de 2023 y son las 08:57 - Línea 144 - Atención a víctimas de violencia de género Gratuita, anónima, nacional y disponible las 24 horas del día, los 365 días del año.

REGIONALES

12 de julio de 2021

Trabajo homenajeó la memoria de una agente cuyo nombre lleva ahora una sala.

Una merecida evocación, que se transformó en un homenaje formal y oficial, sirvió para dejar plasmado el recuerdo de una mujer que se transformó en un emblema de la Delegación Viedma de la Secretaría de Estado de Trabajo.

Con gran emoción y sin poder esconder el dolor de su partida, compañeros y compañeras, familiares, amigos, referentes gremiales y funcionarios se congregaron este lunes en un acto que fue encabezado por el secretario de Estado de Trabajo, Jorge Stopiello y en el que se impuso –mediante resolución- el nombre de “Espacio Lic. Alicia Guenumil” a una oficina de la Delegación Viedma.

La imposición trasciende el mero hecho del reconocimiento y se convierte en una evocación diaria de alguien que dejó ejemplos de rectitud, compañerismo, valores, esfuerzo, trabajo y superación.

Como lo mencionó Stopiello en el uso de la palabra durante el acto: “Este reconocimiento sirve para que quienes no la conocieron o la conocieron poco a Alicia y se encuentren con su alusión en la oficina pregunten quién fue y cada compañero y compañera sabrá describir mejor que nadie sobre ella”.

El acto se realizó en el patio de la Delegación en la mañana de este lunes, con todos los recaudos y protocolos sobre el COVID-19. Estuvieron además de los tres hijos y la nieta de Alicia, las subsecretarias de Fiscalización, Sumarios y Multas, María Martha Aviléz; de Capacitación y Empleo, Rina Spina y de Administración, Romina Reali y  el delegado local, Roberto Zubiri.

Tras las palabras del secretario Stopiello la hija mayor de Alicia Guenumil agradeció el gesto de tan sentido reconocimiento y recordó también que “en muchas oportunidades mi mamá nos trajo con ella porque éramos chicos; nos compraba un sándwich y veníamos con ella. Eso habla de su gran responsabilidad para con su trabajo y también hacia nosotros”.

Posteriormente se pasó a la sala donde se descubrió la placa que lleva el nombre de Alicia Guenomil.
 

Un ejemplo de vida


“Alicia era una verdadero ejemplo, nunca la ibas a escuchar levantar la voz ni decir una mala palabra; mucho menos hablarle mal a alguien”, así recordó a Alicia una de sus compañeras de trabajo.

Trabajadora de la Delegación por espacio de 38 años y a punto de jubilarse Alicia fue una de las víctimas del COVID-19. Había empezado a trabajar como personal de servicio de apoyo; “nunca se quedó quieta y siempre siguió para adelante”, agregan sus compañeros. Es por eso que con el tiempo pasó a ser administrativa hasta llegar a la esencia misma de la Secretaría de Trabajo: la oficina de Reclamos, donde diariamente atendía a mucha gente con su calidad humana.

En sus últimos años había estudiado en la Universidad y se había recibido de licenciada en Psicopedagogía. Esperaba su jubilación para dedicarse de lleno a su nueva carrera y también a su familia.

Su partida deja un espacio vacío inmenso, pero queda el enorme cariño de los suyos y un inspirador ejemplo de vida.

COMPARTIR:

Comentarios