Sábado 13 de Agosto de 2022

Hoy es Sábado 13 de Agosto de 2022 y son las 11:42 - Línea 144 - Atención a víctimas de violencia de género Gratuita, anónima, nacional y disponible las 24 horas del día, los 365 días del año.

12 de julio de 2022

Landriscini respaldó a la ministra Batakis: “Es hora de regular fuertemente el funcionamiento económico para evitar desbocadas devaluaciones que conducirían a la hiperinflación y a la miseria a amplios grupos sociales en la Argentina”

La Diputada nacional del Frente de Todos por Río Negro Graciela Landriscini se refirió a los ejes de las medidas anunciadas por la ministra de Economía de la Nación Silvina Batakis en línea con las premisas definidas de modo conjunto con el responsable del Banco Central de la República Argentina, la Administradora de la AFIP y el pleno del gabinete de ministros del Poder Ejecutivo, que cuentan con el aval político de las máximas autoridades gubernamentales.

La ministra afirmó que no habrá devaluación más allá del ritmo de evolución de la inflación como venía disponiéndose en la gestión del anterior ministro de la cartera, en tanto la paridad de intercambio resulta equilibrada para mantener la competitividad de los sectores exportadores. También confirmó que seguirá las metas previstas en el acuerdo con el FMI lo cual implica cumplir los compromisos fiscales, de nivel de emisión monetaria y de reservas internacionales. 


En cuanto al compromiso fiscal, dijo que avanzará en la segmentación de tarifas por niveles de ingresos y recursos de familias y empresas. En materia de las cuentas públicas, y a fin de mantener bajo el déficit, Batakis manifestó que procurará un ordenamiento fiscal y para estimular el ahorro en pesos promoverá tasas positivas de interés, lo cual ya venía definido y cumpliéndose desde la etapa de la anterior gestión económica. 


En ese sentido, la diputada Landriscini, economista de vasta trayectoria, aseguró que el principal desafío de la nueva ministra, en el corto plazo, “será lograr efectivos acuerdos de precios y abastecimiento a fin de controlar el nivel de la inflación y mejorar el ingreso de los sectores populares”, mientras que agregó que “una dificultad en ese camino la constituye el abastecimiento y precio de los insumos, partes y componentes importadas que son centrales en la industria y los servicios, lo cual impone una administración rigurosa de las licencias de importación en relación con la evolución de la producción, el equipamiento que demanda la industria y el agro, y los pagos por patentes, royalties, servicios comerciales y fletes”.


“Tarea compleja la de la ministra, que cuenta con respaldo político mayoritario en el Frente de Todos, aunque no desconoce las diferenciales situaciones socioeconómicas, los elevados niveles de informalidad laboral que plantean desafíos en materia de ingresos de más del 40% de los y las trabajadoras hoy en el país, y lo que ello implica en materia de desigualdades en la seguridad social, los derechos asociados al trabajo, y a la estabilidad personal y familiar, y en el acceso a la salud, la vivienda y la educación de los hijos e hijas”, señaló Landriscini.


Batakis tiene una larga historia de trabajo en áreas de gestión que monitorean las cuentas públicas, y conoce acerca de las prioridades en materia económica y social; ha manejado las finanzas en la administración de la provincia de Buenos Aires, ha articulado con los y las gobernadoras las demandas de las finanzas provinciales desde diciembre de 2019 en plena pandemia desde el Ministerio del Interior, y “es consciente de lo que enfrenta cada jurisdicción, y de lo que aporta cada sector de la economía, en particular el agro, la exportación, y la industria y sus requerimientos de importaciones y de crédito”, según señala la diputada nacional del Frente de Todos. 


Hoy la ministra debe enfrentar situaciones inéditas de la coyuntura que impuso la salida de la pandemia del COVID en la economía mundial y nacional, que agravó la guerra ruso ucraniana desatada en febrero de 2022. Todo ello en simultáneo con la gestión de acuerdos con el FMI por la refinanciación de la mayor deuda externa contraída a lo largo de la historia argentina y del organismo internacional y que junto con el impacto de la pandemia y la guerra vienen jaqueando la evolución de la economía nacional, y han profundizado desigualdades sociales y territoriales, e impactado en las cuentas públicas y las economías familiares.


Al respecto, Landriscini sostuvo que “se trata desde distintos niveles y sectores de la gestión pública y desde las entidades del sector privado de asumir la complejidad de la hora. La continuidad de la vida económica debe transitar por carriles concertados, de rentabilidad razonable, desechando la malsana especulación que afecta a los y las más débiles en la sociedad. La política de acuerdos sustentables entre distintas fuerzas con representación parlamentaria debe imponerse sobre el mercado, dando cuenta de mecanismos institucionales urgentes para resolver lo inédito de la situación, proteger a las y los más vulnerables y recuperar la dinámica de crecimiento con inclusión social. Ello es impostergable a fin de garantizar que Argentina transite caminos de sustentabilidad política, madurez democrática, respeto mutuo y solidaridad social”. 


“Los tiempos de guerra siempre han demandado medidas excepcionales para proteger vidas y pueblos: La ética y la equidad deben imponerse por encima de las supuestas asignaciones libres de mercado en los bienes más necesarios, los servicios esenciales, el trabajo, la vivienda familiar, la salud y la educación. El Estado con articulación entre las distintas jurisdicciones y poderes debe garantizar un camino de justicia y equidad para enfrentar las graves circunstancias que el actual gobierno heredó y que el escenario bélico y de ruptura de abastecimiento en distintos rubros y de inflación a nivel mundial plantea”, remarcó la representante de Río Negro en la Cámara Baja del Congreso de la Nación.


Landriscini también planteó que “las propuestas libertarias no son representativas de la voluntad popular, traen consigo desintegración social, y constituyen amenazas de violencia que agravan la desigualdad, y conducen por peligrosos senderos de conmoción institucional, autoritarismo y estigmatización que están grabados en la memoria de las y los argentinos, y de los pueblos del mundo”.


Mientras que señaló que “es hora de regular fuertemente el funcionamiento económico para evitar desbocadas devaluaciones de la moneda nacional que conducirían a la hiperinflación y junto con ella a la miseria a amplios grupos sociales en la Argentina. Se impone un fortalecimiento institucional que apunte a robustecer los organismos de control y de defensa de la competencia, a perseguir la evasión y elusión fiscal, mejorar los mecanismos de recaudación tributaria y la prestación de los servicios básicos, como también ser rigurosos con la ley en mano para castigar el agio, el desabastecimiento, la subfacturación de importaciones y la sobrefacturación de exportaciones y el contrabando. Del mismo modo, resulta pertinente -como señaló la ministra- poner en marcha un consejo que asesore al equipo económico en materia de deuda en pesos”.


“Argentina debe estar unida como Nación, e integrarse al concierto de naciones en desarrollo exigiendo que los organismos internacionales financieros y comerciales reconozcan la gravedad de las nuevas situaciones que frenan sus economías y agravan las desigualdades que ponen en riesgo la democracia”, concluyó Landriscini.

COMPARTIR:

Comentarios